El mantenimiento una piscina implica varios procesos, como la fase de poner cloro para piscinas en Griñón, y tareas de limpieza como por ejemplo la desinfección o la desbacterización. Estas son algunas de las acciones más importantes:

- Para contar con una salubridad óptima del agua de la piscina se debe controlar correctamente el nivel de pH. Conocer el nivel de pH del agua permite conseguir un nivel de cal adecuado en el agua. El nivel de pH correcto está entre el 7,2 y el 7,6.

- Durante el mantenimiento del agua se deben emplear materiales químicos para evitar el surgimiento de hongos y bacterias. A su vez, es imprescindible el uso de un alguicida para conseguir que no aparezcan algas en el agua.

- La depuración del agua y el cloro para piscinas en Griñón también son totalmente necesarios. La primera es una tarea que se realiza de forma diaria a través de una máquina especial que nosotros usamos. Aunque se haga de forma automatizada, es importante que haya un profesional que active el equipo y controle la tarea.

- Los skimmers son una parte importante del equipo de filtración y deben de ser revisados de forma periódica para evitar que se llenen de suciedad y entorpezcan su función.

- El nivel del agua es otra de las cuestiones que se debe vigilar, sobre todo si existen varios niveles dentro de la piscina.

Ven a Grifonsur si buscas profesionales acreditados y con dilatada experiencia para efectuar todas estas tareas.